Mi?rcoles, 27 de agosto de 2008
Publicado por: milagritosgc @ 7:01 PM
Comentarios (0)  | Enviar

Mi Héroe favorito!!


Cuando era niña tenia un héroe favorito que siempre estaba cuando yo lo necesitaba, me miraba hasta que quedaba dormida cada noche de cada día, en cada problema Él venia pronto a rescatarme, recuerdo claramente cuando tenia 6 años, uno de esos días estaba jugando con unos amiguitos corríamos detrás de una pelota que estaba desinflada y muy parchada para mi era muy especial pues mi mamá me la había regalado nunca la dejaba, "lugar al que iba era lugar al que  la llevaba", aquel día la pelota cayo en el jardín de mi vecino cuando estaba jugando con Juan Pablo, quien era un niño amigo mió muy travieso, él dijo:  "déjamelo yo voy a traerla"  .... corrió a coger la pelota y se tiro hacia el jardín pero no se percato de la botella rota que estaba detrás de ella.

Juan Pablo cayo encima y la imagen que después de eso vi era la de un niño que gritaba de dolor y temblaba de miedo al ver la tanta sangre que salía del corte que se había hecho en el brazo. Yo, en ese entonces una niña de 6 años, no sabia que hacer, no podía tomar un taxi y llevar a Juan Pablo al hospital, mis padres no estaban en casa, recuerdo que le dije Juan Pablo ven!!! lo levante y le dije vamos a decirle a Diosito que nos ayude, fuimos corriendo hacia la salita pequeña de mi casa y nos detuvimos frente a una foto, ya desgastada, que conservabamos durante mucho tiempo era la imagen de mi Jesús.

Le dije, cierra los ojos, Él te va a curar, recuerdo exactamente la fe que tuve en ese instante, la seguridad, la convicción que yo tenia en mi Maestro, daba por hecho que el cerraría y pararía toda esa sangre que brotaba del brazo de Juan Pablo, quien me veía tan tranquila y tan convencida y se contagio de la confianza que se reflejaba en mi rostro en ese momento.

Juan Pablo en ese momento, que ya había cesado de llorar, me pregunto "Tu crees que Diosito se demore en bajar? y cuando me eche alcohol me dolerá mucho? ... yo en mi fe y confianza de niña le respondí "No Juancito no te dolerá mucho, te dolerá como un pellizcon pero será solo por un ratito", Juan Pablo tranquilo y con las manchitas de las lagrimas que había derramado en su desesperación quedo contemplando la imagen de mi Señor Amado por un buen tiempo con una mirada firme, confiada, segura, consoladora es decir con una mirada de amor.

Fuimos después a lavar esa herida con agua y jabón como me lo enseño mi papá y pusimos una curita en la herida para que el polvo no entrara en el, al lavar esa herida nos dimos cuenta que el corte no había sido tan grande aunque la tanta sangre que había salido nos había hecho creer lo contrario...

Juancito ¿te duele? ya no, me dijo, me dolió solo como un pellizcon



Así vivimos algunas veces corriendo detrás de pelotas desgastadas, sucias, viejas que puede ser nuestro trabajo, un mal vicio, una falta continua, nuestros malos actos que los pensamos los hacemos, amores frustrados, malas pasiones, etc que cuando vamos detrás corriendo sin cesar, como Juan Pablo tras la pelota, y cuando por fin creemos haberlo alcanzado no miramos el peligro que hay alrededor de ella pues nos cegamos hacia el exterior con la mirada fija a aquello que tanto perseguimos por eso muchas veces caemos, nos lastimamos, nos herimos, sangramos por dentro, sangramos por fuera, somos golpeados, etc.

Quizás sea un trabajo que no te satisface y aun por encima de esa insatisfacción sigues por que debes hacerlo u otras porque quieres, pecados continuos aquellos que no puedes dejar que sabes, eres conciente que te hace daño que no debes hacerlo porque nos denigra, nos hace caer bajo muy bajo pero sin embargo seguimos corriendo detrás de ellos.

Hasta que quizás en algún momento de tu vida cuando te ves caído, sangrando, no sabes a donde ir, no hay nadie a quien puedas acudir en ese momento, solo puedes sentir el dolor, el pánico porque la sangre que sale te asusta, el sufrimiento no te deja ver que tan grande es esa herida o si esta en peligro de infección, cuando sientas esa soledad, ese abandono del mundo o despiertas ante una realidad llena de bacterias de tierra que pueden enfermarte hasta tal punto de llevarte a la muerte..Haz como mi amigo Juan Pablo confía, déjate guiar, voltea la mirada hacia "El Señor" para que Él con tan solo su respiración pueda transmitirte su paz, su confianza.


Cree, espera en Él
para que después de que mi amado Señor te ame puedas curarte, confía ciegamente, se como la mujer enferma que con tan solo tocar el manto quedo sana porque puso enteramente la Fe en mi Jesús y Él pudo sentirla, Jesús pudo sentir esa Fe tan grande que provenía de ella, confía, abandona tu fe a mi Jesús y Él podrá sentirte y te dirá finalmente:
"Hijo (a) mió, puedes ir en paz, pues tu Fe te ha salvado"




Señor, Amado mió, mi esposo, mi enamorado, mi amigo déjame amarte para siempre, que nunca se apague este inocente amor que nació en mi desde el momento en que te conocí, fue maravilloso pues tu ya me amabas, Te amo mi Señor, quiero ser completamente para ti y de ti, poder amarte como lo hacen pocos o quizás como no lo hace nadie, Tu amor sea siempre mi motivo para vivir, mi paz donde correr, mi tranquilidad que alcanzar, quiero recuperar la autentica fe que tuve en tu amor cuando era niña, y eras mi súper héroe, el único, el favorito, el inigualable, el perfecto, el primero que me rescataba, que me ayudaba en los exámenes del kinder. Quiero volver a tener ese corazón inocente que siempre pensó primero en ti para todo, que siempre confió en ti.

Tu dijiste señor que tenemos que hacernos como niños para alcanzar tu amor, yo entiendo porque lo dijiste pues lo pude vivir, la fe de un niño es una fe incomparable, una fe sin cuestionamientos, sin porqués sin búsquedas de razones, es una fe que nace del corazón, una confianza plena, es algo inexplicable, Yo te amo Señor, mi vida, mi alma, mi espíritu te ama, y aunque el mundo de hoy cuestione tu existencia, cuestione tus milagros, no te acepten yo te amo por sobre todo esos obstáculos, No saben Señor, no saben de tanto que se pierden por no estar en Ti, haz que mi fe crezca cada día mas, haz que mi corazón recupere esa confianza de niña para ser una de las que corran a sentarse sobre tus rodillas cuando regreses y vuelvas a decir

"Dejen que los niños vengan a mi"   



Una de tus hijas que te ama locamente!!

Milagritos G.C 

Dios los bendiga hermanos en Jesús 


Comentarios