Domingo, 18 de enero de 2009
Publicado por: milagritosgc @ 6:17 AM
Comentarios (1)  | Enviar

"Los palos y las piedras me pueden romper los huesos, pero las palabras no me pueden hacer daño".  (Una frase no tan verdadera)



Cuando las palabras hieren



Pedro 3:10 "Porque: El que quiere amar la vida Y ver días buenos, Refrene su lengua de
mal, Y sus labios no hablen engaño; Apártese del mal, y haga el bien"


Jesús en su palabra nos pone bastante énfasis en el cuidado que debemos tener al momento de hablar a nuestro prójimo especialmente en determinadas situaciones, Nuestras palabras pueden servir de soporte para llegar en el momento preciso a dar ánimos a algún hermano que lo necesite; como pedía la Madre Teresa de Calcuta a Dios que en el momento en que ella sintiera desanimo Dios le enviara a alguna persona que necesite ánimos para que le manifestara su amor.

Unas palabras bien dichas pueden ayudar a levantar una baja autoestima, puede consolar a un niño que llora desconsoladamente por el primer raspón de una caída, consuela a una madre que pasa día a día en la puerta de su casa esperando a uno de sus hijos que abandono el hogar, Puede reconciliar viejas peleas, puede calentar el corazón de un padre, puede endulzar un mal momento o consolar un triste corazón por ejemplo un cónyuge puede consolar a su pareja manifestándole su cariño y su gratitud por la entrega que esta le da a pesar de que no se le dedique mucho tiempo por la rutina diaria

Pero cuando nuestras palabras hieren, lastiman rebajan el valor a un ser humano puede causar heridas que sangren por un buen tiempo, las palabras que lastiman, que desvalorizan son como dardos filudos llenos de veneno que no importa desde que lado lo lances siempre caerá en el centro del corazón y terminan por asesinar muchos sentimientos, asesinar nuestro autoestima haciéndonos sentir inferiores, sin valor frente al mundo; es increíble pero eso puede ocasionar.



Muchas veces hemos hablado de mas o no medimos el impacto de las consecuencias que pueden ocasionar nuestras palabras a nuestro prójimo; Recuerdo muy claramente que en una ocasión iba a realizar algunas transacciones acompañada de mi madre pero como ella caminaba un poco lento la hora nos gano, llegamos tarde y no pude realizar mi transacción; En ese momento yo estaba cargada de frustración debido a que las cosas me habían salido mal recuerdo que yo no medí mis palabras y le dije a mi querida mamá algunas palabras de la cual posteriormente me arrepentí hasta lo mas profundo de mi, mi madre solo me miro muy triste y muy sabiamente se callo, al llegar a casa ella se dirigió rápidamente a su habitación y yo a la mía ya mas tranquila me sentía muy mal de haber sido tan injusta con mi mama y haberla lastimado me dirigí hacia su habitación a pedile perdón y cuando la vi recostada de espalda en su cama me acerque y estaba llorando mucho No puedo describir el sentimiento de culpabilidad que sentí le pedí perdón mil veces a mi madre ella me comprendía porque me ama pero mis palabras la lastimaron.

Es por eso que debemos aprender a callar cuando no estamos anímicamente bien, cuando estamos molestos, tristes o con sentimientos de frustración pues nuestras palabras en esos momentos saldrán contaminadas con el mal sentimiento; por otro lado cuando alguien nos agrede con sus palabras es mejor callar y tratar de no escuchar lo que el hermano nos dice aunque muchas veces es imposible; quien no ha sido alguna vez victima de palabras hirientes? a quien alguna vez no han lastimado?? y duele aun mas cuando esas palabras salen de alguien a quien tenemos mucho amor y cariño.

Es difícil perdonar porque las palabras a diferencia de los golpes son como remolinos que dan vueltas y vueltas en nuestro cerebro y lo peor que muchas veces provocan lagrimas y ese dolor intenso en el pecho .

"No mataras" fue uno de los mandamientos que Nuestro Padre nos ordeno no hacer, Matar no solo es quitar la vida a alguien también podemos quitar vida a los demás con nuestras palabras.

Por eso ante momentos que nos sintamos invadidos de furia, frustración, ira, cólera es mejor no hablar por mas que las palabras luchen por escapar con todas las intenciones de herir o matar es mejor callar hasta que nuestros sentimientos se ordenen otra vez y podamos hablar tranquilamente sin perjudicar a nadie y si por otro lado estamos en la posición de tener a alguien que nos ataca con sus palabras es mejor callar o decir "hablamos cuando estemos mas tranquilos".

Una palabra puede cambiar una historia, puede empezar como terminar algo hermoso o bonito y dejar un cementerio de resentimientos en ella.



Señor Jesús mi padre amado, Ayúdame a perdonar a las personas que me han herido en algunas ocasiones, Ayúdame a borrar de mi todo rastro de resentimiento y dolor que me causaron las palabras hirientes de mis hermanos, si es verdad que llore mucho si es verdad que me lastime recordando cada palabra en cámara lenta hiriéndome, hiriéndote pues tu sufrías conmigo Señor, sufrías cuando sentía que mi vida no valía nada, sufrías cuando era cambiada por otras cosas, sufrías cuando escuchabas a mi lado a aquel hermano ofendiéndome e hiriendo mi autoestima, No fui fuerte Señor, hice mas caso de lo negativo de los demás y deje de lado el AMOR que tu me tenias, lo olvide por un segundo, olvide lo especial que me hiciste, lo hermoso que me diste, deje que el enemigo me cohibiera, me minimizara perdóname Señor, perdóname, TE AMO ….

Hazme sabia para saber callar y no escuchar aquellas palabras que solo buscan enemistarme con mi prójimo; Hazme sabia Señor para comprender a mis hermanos, Te amo, no deseo fallarte, no quiero ofenderte, Te amo Señor …. Ayúdame a frenar mi lengua que solo salgan de mi palabras reconfortantes, buenas, cargadas de tu amor, utiliza mis palabras para darte gloria para testificar tu vida, tu presencia en medio de todos, AMEN



Tu hija que solo quiere vivir para ser amada por ti!!!
Milagritos G.C  


Comentarios
Publicado por: Amy
Jueves, 16 de julio de 2009 | 11:17 PM
Esta muy hermoso y nunca olvidemos todo lo bueno q nos da el se?or....Sonrisa