Mi?rcoles, 02 de noviembre de 2011
Publicado por: milagritosgc @ 5:24 AM
Comentarios (0)  | Enviar

Un dia como hoy 29 octubre


Desde pequeña le dio el primer susto a su madre, nació muy pequeñita y con poco más de dos kilos de peso. Parecía tan frágil y delicada pero contrastaba con la fuerza de sus gritos, pues no dejaba de llorar desde que vio la primera vez del día.


Nació en un hogar humilde, donde padre y madre debían salir a trabajar  y los dejaba al cuidado del hermano mayor. Jamás olvidará la melodía triste que escuchaba desde que tenía uso de razón, era la misma canción que se entonaba tristemente todas las tardes en su casita de madera. Entre tantos valiosos y grandes recuerdos sobresale aquel tiempo donde contemplaba todos los días a la misma hora, 3 de la tarde, la destreza con la que su madre prepararaba la masa para los picarones. Sabía que llegando las 3:30 Pm mamá cogería su bolsa de mallas negra desgastada y la vasija con la masa para salir a trabajar mientras se entonaba la misma triste y melancólica canción. Por ello, también sabía que todos los días a esa hora sentiría la misma tristeza, pues no vería a su mamita sino hasta el siguiente día. La mamá regresaba a casa a muy altas horas de la noche y encontraría durmiendo a sus pequeñas.

Es increíble la inocencia que se alberga en nuestros corazones cuando somos niños, pues después que la mamá se perdía de su mirada, se dirigía rápidamente al viejo radio que seguía tocando la misma triste canción para apagarlo, corría hacia su cuarto que compartía con sus hermanitos y al lado de la mas pequeñita lloraban cogiendo la blusa que la mamá dejaba momentos antes de salir a trabajar y la abrazaban con fuerza. Ellas juntaban sus manitas y mirando al cielo pedían a Papá Dios "Diosito cuida a mi mamita, que llegue bien a su trabajo, que venda muchos picarones, que de bien el vuelto, que mire bien las pistas para cruzar, que no le pese mucho los bultos que está llevando con ella, que los rateros no le hagan nada y que las mantengan despiertas hasta que llegue su mamá." La tristeza siempre estaba ahí pero la confianza que les brindaba el tan solo pronunciar su gran nombre las aliviaba.

Los cumpleaños para esta niña eran como cualquier día común. Mamá y papá siempre salían a trabajar y quedaba sola con sus hermanitos, tal vez por esto la niña se volvió muy enfermiza, y siempre en los días de su cumpleaños caía enferma. Sin embargo, existe un día que siempre recordará, fue la vez que cumplió 7, 8 o quizás 9 años ella estaba hirviendo en fiebre, postrada solita en su cama, de pronto un ruido fuerte la despertó eran sus hermanitos que abriendo la cortina gritaban a viva voz "Feliz cumpleaños hermanita, despiértate, levántate" ella sonrió a duras penas y recibió una cajita pequeñita forrada y cuando la abrió, oh sorpresa! era una pandereta pequeñita  de color verde, ¿como olvidarla? Si intentó ponerse de pie y aunque todo le daba vuelta, y no podía ni caminar pero no paraba de sonreír y bailar tocando una melodía alegre con aquella pandereta.


Hoy 29 octubre la niña no es tan niña y es la que esta escribiéndoles este texto y es la que cada día agradece a Dios por tantas cosas que le brindó, por tantas veces que la escuchó aún de bebe, por haber hecho el milagro de arrancar mi vida de la muerte siendo una personita de 4 meses, pues entiendo que Dios tiene una misión para todos nosotros. Dios nos guarda a cada uno de nosotros, aunque a veces no entendamos o no comprendamos algunas situaciones difíciles que atravesamos.

Cuestionamos, lamentamos y aborrecemos nuestra realidad. Pero hermano o hermana todo pasa por alguna razón, Nuestro Señor hizo tantas cosas en mi vida, me regalo tantas cosas y me puso en tantos lugares que siendo niña en mi casita de madera y escuchando aquella vieja radio nunca hubiera imaginado llegar. Y siempre lo hace por ti, lo hace por todos, solo es cuestión de mirar con los ojos del corazón lo que sucede en nuestras vidas, ver lo bueno que tenemos y aprender a ser más sabios para sacar lo mejor de las malas.


Por eso Señor mío te doy gracias inmensas e infinitas, porque me has enseñado a amarte en la alegría y en la tristeza, porque me preparas tantas cosas para disfrutar, porque me rodeas de angelitos aquí en la tierra.

Gracias por brindarme un año más de vida, gracias por las bendiciones de grandes personas que me das, desde mi familia hasta aquel hermano que en este momento repasa estas líneas. Gracias Señor por aquellas personas que cumplen años todos los días, gracias por sus vidas, por sus familias, por todo lo que les das.

Gracias por encargarnos a cada uno de nosotros una misión que cumplir, danos las fuerzas, la sabiduría y el aliento para hacer de tu deseo una realidad, pues nada somos sin ti Señor, permítenos hacerte sonreír con nuestras vidas, permítenos ser lo que tú quieres que seamos, permítenos abrir nuestro corazón para que mores adentro de cada uno de nosotros.

Gracias Señor porque quisiste colocar una velita mas en nuestro caminar, gracias por bendecirnos a nosotros tus hijos amados con un añito mas.


Te amo Mi Señor.  


Milagritos G.C


Comentarios